miércoles, 26 de marzo de 2008

Compus sui


Soy un ser solitario.

Puedo interactuar con otras personas, disfrutar de su compañía, ser solidaria, estar en el mitote y demás, pero al final regreso a mi estado tranquilo y solitario. Muchas veces me desaparezco, no llamo, no busco y me han reclamado infinidad de veces la familia y amistades muy cercanas, pero entienden que así soy yo...

Podría decir, en general, que mi vida transcurrió en soledad, que aprendí a vivir en esa forma y que me siento cómoda con ella... Las veces que he intentado ser lo contrario, terminaron en neurosis pronunciada de mi parte y con relaciones desgastadas... Así que evito a las personas que intentan atarme a sus tiempos y vidas, y que me reclaman cual si tuviesen derecho divino (y que no lo tienen).


Hace un par de días le estaba dando un recado a mi sobrina y se dió una pequeña conversación.

- Te mandó saludos Espergencio*, que te trató de llamar al celular el martes, miércoles, jueves y viernes para felicitarte por tu cumpleaños, pero que nunca respondiste.
- Ah! gracias! me habló hace un rato a la casa.
- Me preguntó si te habías llevado tu celular; yo le dije que no sabía... no tenía ganas de explicar por qué no entraban sus llamadas, y ni sé por qué no entraron...
- No te cae bien él ¿verdad?
- Pues la verdad, la verdad... ya no. Me desespera y siento que me intenta absorber. Debería de tener vida propia.
- ¡Tiene vida propia!
- Bueno, si. Tiene vida propia. Pero me quiere incluír en ella y no me interesa... y tampoco me interesa incluírlo a él en mi vida.


Soy un ser solitario, pero tengo muy claro que hay personas que no quiero incluír en mi vida... Y también hay personas que no me quieran en su vida.

Eso no tiene nada de terrible. Simplemente ES.

Lo único terrible de estas exclusiones es el golpe que se da al ego.


* Nombre ficticio distinto del personaje real.

3 comentarios:

Zayn dijo...

Creo que algunos de nosotros te vemos tan en armonía, que a fuerza te queremos en nuestro mundo y no nos damos cuenta que no lo deseas, o en todo caso, sólo por breves lapsos.

Supongo que ese es el problema, no entender tus señales.

Sorry.

Mariposa de humo dijo...

Zayn, M'ija bonita, créame cuando le digo que A Usted Sí la quiero en mi vida y en mi mundo.

La bronca es que al individuo le he dado señales de "pínta tu raya"... Me alejo, lo evito, corto sus conversaciones, me muestro fría y distante...

Pequeño ejemplo en pláticas:
- Amiguita, te quiero. ¿Tu me quieres?
- No.
- No importa, yo te quiero aunque tú no me quieras.
- Sigo sin quererte.


La culpa la tengo yo, por haber aceptado comer juntos durante 4 meses... (antes cada uno comía por su lado... y desde enero opté por seguir así, cada uno por su lado)

Zayn bonita, te quiero. :)

Zayn dijo...

amé la charla, conozco gente así, que cree que de dos, con que uno ame, basta... que feo caso.

Tengo una idea, preséntale a alguien.

Besos y abrazos, yo también te quiero y te quiero en mi mundo.

ShareThis