miércoles, 15 de agosto de 2007

Mal humor (día 8 )

Estos días han sido de mucho trabajo, estrés y algo de mal humor, agregando que me quedé sin computadora el viernes y me la entregaron hasta el lunes en la tarde, o sea: trabajo acumulado.

Espero poder tranquilizar el ritmo (o al menos poderme acoplar) para seguir posteando con calma...

Aquí está el tema de hoy de Palabras a la Carta de Jorge Bucay (aunque son diferentes temas en cada entrega, el personaje principal es el mismo). Ah!, si desean leer los post anteriores, aquí están:








Palabras a la carta
Día 1: Decisión.
Día 2: Amor.
Día 3: Amor verdadero.
Día 4: Duelos.
Día 5: Egoísmo.
Día 6: Vivir el presente.
Día 7: Disfrutar de la vida.
Día 8: Mal Humor.
Día 9:
Día 10:
Día 11:
Día 12:
Día 13:
Día 14:
Día 15:


Día 6: Vivir el presente.
Día 16:
Día 17:
Día 18:
Día 19:
Día 20:
Día 21:
Día 22:
Día 23:
Día 24:
Día 25:
Día 26:
Día 27:
Día 28:
Día 29:
Día 31:
Día 31:




Buen día a todos!


Para quien quiera que fuera el que escribía esos textos de palabrasalacarta.com todo era demasiado fácil. Posiblemente no tenía ningún contacto con la vida real ni demasiado interés en tenerlo. Seguramente ignoraba lo que sucedía en la calle y todo lo que había que sobrellevar para pagar la renta, comer todos los días y sobrevivir en una ciudad como esa. Por supuesto que era sencillo aconsejar a otros sin involucrarse y sin asumir ningún tipo de compromiso. Cualquiera podría hacerlo. Ella misma podría hacerlo. ¿Qué se habían creído?.

En el bus y de camino a casa Marta empezó a preguntarse qué la tenía tan enojada. No tenía que ver con su jefe gruñón, ni tampoco con la noticia de la enfermedad de la tía Gertrudis. Era verdad que estaba en esos días en los que nada parece salir como uno pretende… pero porqué estaba tan fastidiosa.

Refrescarse un poco le haría bien, pensó y por eso cuando entró en el piso fue directo al baño. Después de la ducha, se armó un bocadillo, prendió la televisión y se sentó de espaldas al ordenador a tomar una cerveza.

Pensaba resistir la tentación de buscar la respuesta en Internet.
No pudo


MAL HUMOR


… ¿Cómo vive un neurótico? ¿Cómo es? ¿Cómo se lo reconoce?...

Si tuviera que responder hoy a estas preguntas, señalaría que un neurótico es alguien que no disfruta de su vida, que no puede vivir en el presente y que interrumpe permanentemente sus procesos vitales: alegría, pena, ira, goce. Y agregaría que existen tres conductas estereotipadas y emblemáticas que definen su conducta:


* Cierto grado de inseguridad y dependencia de la mirada ajena.
* Una actitud casi constante de queja junto a una marcada resistencia al placer.
* Y por último, un manifiesto y frecuente mal humor.

¿Estamos diciendo que una persona a la que solemos encontrar de mal humor, que alguien que se queja con vehemencia de las cosas que no salen , que quien se siente razonablemente inseguro, dados los tiempos que corren... es un neurótico?

Cualquier contestación a esa pregunta sería una generalización absurda.

Pero aun siendo absurdamente osados, la respuesta afirmativa demanda una explicación.

Si bien es cierto que estas formas de reacción son la expresión de un cierto grado de neurosis, todos somos de alguna manera neuróticos. Y esto no pretende ser ningún tipo de consuelo "de tontos", sino que intenta establecer que en salud mental como en muchas otras valoraciones, todo es un tema de grados.

Quizás esté un poco más perturbado de lo que me conviene si percibo (o mis seres más queridos perciben) que estas reacciones están presentes la mayor parte del tiempo; que me vuelvo irritable, gruñón e insufrible con razón y sin ella, que estoy enojado a veces si y otras también, que me quejo con motivo y por si acaso…

No es enfermo estar de mal humor o quejarme de vez en cuando. Lo enfermo en todo caso es que tales estados sean la norma y no la excepción.


Un hombre fue a ver a un nutricionista para comenzar una dieta. Le dijo que quería empezar lo antes posible porque si no, dijo, se le venían las fiestas encima y él admitía que tenía un problema para controlar su ingesta de comida entre Navidad y Año nuevo.

El médico lo miró, lo midió, lo pesó y le dijo:

- Me temo mi amigo que su problema no es entre Navidad y Año nuevo sino entre Año nuevo y Navidad…



Pd. Hoy mi sobrina y yo nos iremos a un concierto de viola y piano en la sala Netzahualcóyotl. Eso ya me pone de muy buen humor!

2 comentarios:

Sette dijo...

queeeeeeeeeee ricoooooooo
a disfrutar el arte y ya póngase cooperadora para que la chamba, fluuuuuya.

"SolDadO" dijo...

el loco mas loco,es aquel que se cree loco ( soldado de la muerte)

mmm hay buen material por aqui me voy a chutar los demas post y ya comentare

saludos,!!

como llege aqui??

ShareThis