lunes, 7 de diciembre de 2009

Mode off

.
.
Mode Grinch Off


No es que se me haya acabado la grinchés, pero sí se hizo más suavecito cuando el sábado -saliendo de mi práctica de Tai chi en los Viveros de Coyoacán- pasé por una esquina donde están vendiendo pinos naturales.

Ese aroma resinoso de los pinos... El aspirarlo me llenó de cálidos recuerdos, tan cálidos como un suave y amoroso abrazo.

Este año no haré regalos, ni adornaré la casa (bueeeno, quizás pondré unas cuantas luces de colores que también me gustan), pero lo que no perdonaré que falte es el bacalao. Así que me pondré a guisarlo para año nuevo, pues el 24 estaré de regreso de ricas playitas.


Lunes y faltan 4 días para salir de vacaciones.


Photobucket

~ Non sum qualis eram - No soy la que fui ~

1 comentario:

Ileana dijo...

Pero a veces cae bien caer en milagros o en esa serie de coincidencias que te dan pequeños regalitos... Claro, nada sucede si no lo deseas, y muchas veces desearlo no es suficiente, es más, hacer algunas cosas tampoco es suficiente, a veces sólo un milagro ;-)

Besos y abrazos

ShareThis