lunes, 20 de febrero de 2006

Y los festejos?

Ah! que cumpleaños tan divertido viví el viernes pasado.

Lo más importante fueron sus mensajes, llamadas, correos, muestras de cariño.... El cariño hace que un día sea muy especial.

Bueno, como me dieron la tarde del viernes y no tenía planes para salir a comer con nadie ni ir "de parranda", me fuí a Mix Up de Plaza Universidad a la firma de autógrafos de un locutor que escucho en las mañanas camino al trabajo. Pensé que seríamos unos cuantos los que estaríamos ahí... unos 10 cuando mucho, por lo que primero me fuí a comer y después me lancé a la firma.

Aunque habían poco de tráfico, llegué a las 4:30 (la firma estaba programada a las 5); me entretuve observando lo cambiada que estaba esa plaza a la que solía ir cuando era adolescente y que no visitaba desde hace 22 años (¡cómo pasa el tiempo!). Total, encontré la tienda de discos y vi poquitas personas formadas. "¡Excelente!" - pensé - "solo tardaré poco tiempo y quizás tenga oportunidad de irme a Plaza Loreto a escuchar algo de música". Me formé y detrás de mi llegaron otras 4 personas a la firma. En eso llegó una persona de las que vigilan y controlan la formación de la firma para decirnos a los recién llegados que la fila estaba más atrás. ¿Cómo?, ¿qué no era ahí donde terminaba la formación?... pues no. La fila estaba afuera de la plaza, pero ahí estaba truncada por el área de comida rápida.

Con cara de sorpresa, salimos de la plaza los 4 recién llegados comentando el detalle. Estábamos en la salida de José Ma. Rico y nos fuimos rodeando la fila y la plaza... hasta llegar a ¡Av. Universidad!. No lo podíamos creer. ¿Tantas personas esperando la firma? Eramos cerca de 300 individuos formados bajo un sol brillante. Nos pusimos a platicar entre nosotros y se formó un agradable grupo de 6 personas (4 mujeres, un hombre y un niño). El tiempo pasó entre bromas, pláticas y una espera de 3 horas formados. Lo más divertido fué cuando hicieron el grupo de 15 personas y, para cruzar el área de comida antes de llegar a la tienda, tuvimos que caminar tomarnos de las manos cual si fueramos niños de kinder... o elefantes de circo. Yo estaba botada de la risa con ese detalle, y más de escuchar al señor diciendo "ah! si me vieran mis cuates me agarrarían de botana!". La firma de Toño (el locutor) fué rápido: firma del disco, saludo, foto de besito y tan-tan... ¡P'a fuera! y el que sigue...

Ninguno de nosotros había esperado tanto tiempo por la firma de alguien, y creo que esperamos todo ese tiempo por lo agradable que la estábamos pasando entre nosotros. De todo el grupo, solo supe el nombre del niño: Luis. Esa convivencia con personas que no conocía fué una divertida y diferente forma de festejar mi cumpleaños.

Sin darme cuenta, salí en las fotos de la firma ;) jejeje

1 comentario:

skene dijo...

tia,

Sepase que esta cabeza mia nomas que no me dio para mucho . . . yo recorde que tenia una fecha que recordar pero no me hizo el favor [ la mia mente ] de trabajar correctamente como para acordarme que era de usted . . . Sabe que la quiero harto tia, que le agradezco infinito lo que ha hecho por mi y mis amiguitos . . .


Felicidades tia, y si, la vida apenas empieza . . .

ShareThis