jueves, 14 de mayo de 2009

1 am


1 am. Suena mi celular con la melodía Say my name, indicándome que llegó un mensaje.

Aturdida por salir en forma tan repentina de un incipiente sueño que se mezclaba con pensamientos inconcientes, tomé el teléfono para saber quién sería en tan raras horas de la madrugada.

"Hola nan te extraño"

Número equivocado. Refunfuñando me vuelvo a arrebujar entre las sábanas para conciliar el sueño y mis pensamientos se disparan a todos lados... Una canción de Sabina suena en mi mente, recordándome las tantas veces que yo la canté (y a veces sigo cantando)...

Incluso en estos tiempos
triviales como un baile de disfraces,
todos los días tienen unas horas
para gritar al filo de la aurora,
la falta que me haces.

Ahora sé que, de madrugada, una persona extraña a otra persona, y que ambas no conozco.

Image Hosted by ImageShack.us
~ Non sum qualis eram - No soy la que fui ~

3 comentarios:

Un Hombre mirando al SudOeste dijo...

Yo extraño a esa hora, y extraño a esta hora también, en realidad de un tiempo a esta parte paso todo el día extrañando...
Miro el celular muchas veces al día, pos si hay una llamada perdida q nunca esta, o un mensaje q nunca llega... reviso el mail muchas veces y ese correo q espero no llega...
Que triste es esperar...

Hermes dijo...

El universo se alineo en ese momento

pau x) dijo...

Interminables veces me ha pasado esto... estoy esperando una llamada, un mensaje, y recibo propaganda de claro.... o un mensaje equivocado..
es tan deprimente esperar una llamada que nunca llega ... u.u

ShareThis